¿Es fiable la información médica de Internet?

Hace unos meses la web de la Biblioteca Provincial recibió la acreditación HONCode, uniéndose así a la acreditación de "Web de Interés Sanitario" (recibida en 2016) y "Web Médica Acreditada" (recibida por primera vez en 2017). Estos tres sellos acreditan nuestra página web como portal médico de interés sanitario y garantizan un contenido de calidad y de fiabilidad.

¿Pero por qué son importantes estas acreditaciones?

En algunos casos, los contenidos de salud y otros temas disponibles en la red provienen de fuentes poco fiables o que carecen del rigor necesario. Dentro del universo de Internet podemos encontrar desde portales que anuncian remedios para todo tipo de males, dirigidos para usuarios de a pie; hasta páginas con información médica dirigidas a profesionales sanitarios.

Actualmente, dentro del mundo virtual no existe un consenso lo suficientemente generalizado entre los instrumentos de evaluación de la calidad de contenidos. Aun así, alguna de las herramientas más utilizadas en el ámbito sanitario son los códigos de conducta, como el HONCode, o los instrumentos de acreditación y certificación (como el programa de acreditación de calidad Web Médica Acreditada del Col·legi Oficial de Metges de Barcelona, y la acreditación de Webs de Interés Sanitario en PortalesMedicos.com

Sea como fuere, ante una fuente de información desconocida o novedosa, y sobretodo si contiene información médica o de salud, recomendamos:

  1. Comprobar la fecha de publicación del contenido o bien que la información haya sido actualizada recientemente. La información también caduca.
  2. No confiar en una información exclusivamente por la calidad de su redactado, el uso de lenguaje técnico o por su buena imagen. Las apariencias engañan.
  3. Comprobar que la autoria de la información esté identificada de forma clara y visible. Una fuente de información fiable no acostumbra a ser anónima.
  4. Detectar los conflictos de intereses. La información debe diferenciarse claramente de lo que es publicidad.
  5. Comprobar que la información se sustenta en referencias de peso (bibliografia, autores o instituciones reconocidas). Las fuentes y pruebas aportan credibilidad.
  6. Verificar si la calidad de la información está certificada por algún organismo reconocido. En el caso de información médica comprobar el nombre y número de colegiado del profesional médico responsable. El reconocimiento da confianza.
  7. Recordar que Internet es sólo una herramienta. Siempre es adecuado contrastar la información con otros profesionales.
  8. En el caso del contenido médico o de salud, ante la duda consultar con el médico de cabecera o enfermera de referencia.

Plagio: copia o inspiración

neonbrand-618322-unsplashLa palabra Plagio procede del latín "plagiarius" que significa secuestrador. El plagio es usar el trabajo, las ideas, o las palabras de otra persona (de forma deliberada o accidental) como si fueran propias, sin acreditar de manera explícita de donde proviene la información. Es un delito porque se está suplantando al verdadero autor, viene a ser como el hurto, la apropiación ilícita o el robo.

Estas cometiendo Ciberplagio cuando realizas un trabajo basándote en información obtenida en Internet sin enlazarla o citando a quienes lo han creado. Debido a la extensión del uso de Internet y de las tecnologías de la información, constituye uno de los problemas más frecuentes en lo relativo a la vulneración de los derechos de autoría.

¿Cómo puedes evitar cometer plagio? 

Citando

Citar las fuentes (libros, artículos de revista o prensa, páginas web...)  que has empleado para realizar tu trabajo. Debo citar tanto la bibliografía consultada como las obras ajenas (o fragmentos de ellas) incorporadas en mi trabajo, ya sean de naturaleza escrita, sonora o audiovisual, o imágenes, fotografías, etc.

Si en mi trabajo cito literalmente una frase o un párrafo, debo poner el texto entre comillas, en cursiva o con otro tipo de letra y citar la fuente de donde lo he extraído, con la referencia bibliográfica completa.

Parafraseando

Si uso las ideas de otra persona utilizando mis propias palabras o mi propia forma de expresión (usando sinónimos, cambiando la estructura de las frases) debo incluir la referencia bibliográfica completa de la fuente original de donde he extraído dichas ideas.

El uso de programas informáticos para detectar plagios comenzó a extenderse en las universidades españolas a partir de 2014. Hasta entonces, solo 15 centros los empleaban. Fue la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) la que puso en marcha un grupo de trabajo para animar a todos los campus a usar estas herramientas.

Herramientas gratuitas para detectar el plagio

Herramientas no gratuitas

Turnitin es una herramienta que ayuda a prevenir y evitar el plagio, permitiendo a los profesores identificar el contenido no original de los trabajos. Este 'software' de pago permite cotejar un documento con millones de textos científicos y de la web para detectar posibles copias. Es propiedad de la empresa californiana iParadigms LLC. La primera versión se lanzó en 1997.

PlagScan es un software de control de plagio ampliamente utilizado por instituciones académicas y empresas. PlagScan es empleada por instituciones académicas en su mayoría, y su origen es alemán, de hecho, es en Alemania, Austria y Suiza donde más se utiliza.

Logo_Labor_Hospitalaria

Labor Hospitalaria: Revista de acceso abierto

Logo_Labor_HospitalariaYa se puede acceder online gratuitamente a la revista Labor Hospitalaria

Este año que empezamos, los Hermanos de San Juan de Dios han decidido abrir la publicación online a todas las personas sin ningún coste añadido para ellas.

La revista Labor Hospitalaria: Humanización, Pastoral y Ética de la Salud es una de las publicaciones de la Provincia de Aragón-San Rafael, de la Orden de San Juan de Dios. Empezó en enero de 1948, pero no es hasta el 1969 que se ofrece al público, antes era interna de la Provincia. Su temática va desde temas sanitarios, pasando  por temas más de humanización, organización, ética y hasta pastoral de la salud.

Labor Hospitalaria es de difusión mundial, sobretodo entre países de habla española. Se publican tres números al año y se recibe en papel por suscripción anual. Esta revista, en colaboración con el Departamento Nacional de Pastoral de la Salud de la Conferencia Episcopal Española, ofrece cada año desde 1989, un número monográfico dedicado al tema del Día del Enfermo. Y en colaboración con el Institut Borja de Bioètica también ofrece documentos y artículos sobre temas bioéticos de gran interés y actualidad.

A partir de 2014 se indexa  y afina cada vez más la calidad de los artículos que publica. Y también aparece en la web corporativa de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios Provincia de Aragón – San Rafael, aparece como: Labor Hospitalaria

Acceda al contenido de la revista entrando en este enlace: www.laborhospitalaria.org

Acerca de las revistas depredadoras

revistas predadorasEl pasado 1 de septiembre de 2018, la Agencia Estatal de Investigación española publicó una nota (disponible a texto completo) cuyo propósito era informar tanto a los autores e investigadores principales de ayudas financiadas por la AEI, como a potenciales solicitantes de las mismas, sobre la problemática de las revistas depredadoras en las publicaciones en acceso abierto.

Partiendo de la base de que las revistas de acceso abierto son beneficiosas para el sistema científico y que las directrices de acceso abierto están implementadas en multitud de convocatorias competitivas como por ejemplo las del Horizonte 2020, la nota nos recuerda que se entiende como “depredadora” aquellas revistas cuyo modelo de negocio radica en incitar a los investigadores a publicar “en abierto” sin proveer servicios editoriales de calidad y de difusión que sí tienen otras revistas.

Así, cobran costes (aunque sean bajos) de publicación a los autores sin proporcionar a cambio lo prometido, lo esperado y lo necesario para mantener la confianza en el sistema de comunicación y difusión científica.

¿Cómo se puede, entonces, detectar una revista “depredadora”?

Por ejemplo, estas revistas…

  • Disponen de un web sin unos mínimos datos de contacto, o alojan publicidad “no académica”.
  • Solicitan artículos por correo electrónico, a menudo desde direcciones no profesionales o académicas. El envío del propio artículo también acostumbra a hacerse por correo electrónico y no mediante una aplicación al efecto.
  • Disponen de un comité editorial muy reducido o en permanente construcción. Por otra parte, acostumbra a pasar que un único editor publica un conjunto ingente de revistas.
  • Tienen un título que busca el equívoco con publicaciones asentadas, abusando por ejemplo de las fórmulas “New Journal of…” o “Advanced Journal of…”; o indicando filiaciones nacionales (“British Journal of…”, “American Journal of…”, etc.) que no se corresponden a la de su comité editorial.
  • Publican muchísimos artículos por número o bien parece que los números nunca están cerrados. También los nuevos números siempre con la etiqueta “coming soon”, pero no tienen una periodicidad estable, explícita, verificada y conocida.
  • No suelen explicitar su política editorial sobre retracciones, correcciones, erratas y plagios.
  • Tienen unos costes de publicación inferiores comparados con los de las revistas en acceso abierto contratadas, siendo ésta su forma de atraer autores potenciales.
  • Pueden solicitar el pago del coste de publicación antes de que el artículo sea aceptado para su publicación.
  • Carecen de sistema de calidad de revisión por pares, lo que hace que dichos procedimientos de “revisión” sean muy muy rápidos (demasiado, incluso). Eso hace que, sin ir más lejos, puedan encontrarse errores importantes en títulos, resúmenes o texto.
  • No suelen encontrarse indizadas en bases de datos internacionales como Scopus o Web of Science; ni, aunque indiquen lo contrario, tienen factor de impacto.

Estas revistas están en el mercado y sus prácticas llegan más lejos y más cerca de lo que podemos pensar. De hecho, se ha estimado una evolución de 53.000 artículos publicados en 2010 hasta 420.000 en 2014 en este tipo de medios.

Os recordamos también que la Biblioteca Sant Joan de Déu está a vuestra disposición también con el objetivo de ayudaros a orientar la publicación de vuestros trabajos en aquellas revistas de calidad que puedan resultar de interés.