¿Es fiable la información médica de Internet?

Hace unos meses la web de la Biblioteca Provincial recibió la acreditación HONCode, uniéndose así a la acreditación de "Web de Interés Sanitario" (recibida en 2016) y "Web Médica Acreditada" (recibida por primera vez en 2017). Estos tres sellos acreditan nuestra página web como portal médico de interés sanitario y garantizan un contenido de calidad y de fiabilidad.

¿Pero por qué son importantes estas acreditaciones?

En algunos casos, los contenidos de salud y otros temas disponibles en la red provienen de fuentes poco fiables o que carecen del rigor necesario. Dentro del universo de Internet podemos encontrar desde portales que anuncian remedios para todo tipo de males, dirigidos para usuarios de a pie; hasta páginas con información médica dirigidas a profesionales sanitarios.

Actualmente, dentro del mundo virtual no existe un consenso lo suficientemente generalizado entre los instrumentos de evaluación de la calidad de contenidos. Aun así, alguna de las herramientas más utilizadas en el ámbito sanitario son los códigos de conducta, como el HONCode, o los instrumentos de acreditación y certificación (como el programa de acreditación de calidad Web Médica Acreditada del Col·legi Oficial de Metges de Barcelona, y la acreditación de Webs de Interés Sanitario en PortalesMedicos.com

Sea como fuere, ante una fuente de información desconocida o novedosa, y sobretodo si contiene información médica o de salud, recomendamos:

  1. Comprobar la fecha de publicación del contenido o bien que la información haya sido actualizada recientemente. La información también caduca.
  2. No confiar en una información exclusivamente por la calidad de su redactado, el uso de lenguaje técnico o por su buena imagen. Las apariencias engañan.
  3. Comprobar que la autoria de la información esté identificada de forma clara y visible. Una fuente de información fiable no acostumbra a ser anónima.
  4. Detectar los conflictos de intereses. La información debe diferenciarse claramente de lo que es publicidad.
  5. Comprobar que la información se sustenta en referencias de peso (bibliografia, autores o instituciones reconocidas). Las fuentes y pruebas aportan credibilidad.
  6. Verificar si la calidad de la información está certificada por algún organismo reconocido. En el caso de información médica comprobar el nombre y número de colegiado del profesional médico responsable. El reconocimiento da confianza.
  7. Recordar que Internet es sólo una herramienta. Siempre es adecuado contrastar la información con otros profesionales.
  8. En el caso del contenido médico o de salud, ante la duda consultar con el médico de cabecera o enfermera de referencia.
The following two tabs change content below.

Marta Fortuny

Técnica de Comunicación
Doy apoyo a los investigadores de San Juan de Dios en la difusión y comunicación de sus proyectos de investigación. Además colaboro activamente en la comunicación del Campus Docent.
Publicado en Calidad y etiquetado .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.